Diferencias entre el yogur y la leche fermentada

Las leches fermentadas y los yogures están sometidos a un proceso de elaboración y tienen unas especificaciones nutricionales similares, pero no son lo mismo. De hecho, el yogur es un tipo de leche fermentada.
min de lectura
Diferencias, yogur, leche fermentada

Las leches fermentadas y los yogures están sometidos a un proceso de elaboración y tienen unas especificaciones nutricionales similares, pero no son lo mismo. De hecho, el yogur es un tipo de leche fermentada.

 

Estos fermentos vivos son los encargados de proporcionar la textura y el sabor característico de los yogures y las leches fermentadas, pero además, ayudan a digerir la lactosa y favorecen la salud digestiva.

Gracias a los microorganismos vivos, las leches fermentadas favorecen la salud digestiva

Leches fermentadas VS yogur

 

A pesar de ser dos alimentos muy parecidos, no son lo mismo. El yogur es un tipo de leche fermentada que se elabora únicamente con la combinación de dos fermentos: Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus.

 

En cambio, para poder definir un alimento como leche fermentada, este debe incorporar, además de los propios del yogur, otros fermentos. 

 

En ambos casos, durante el proceso de fermentación las bacterias ácido-lácticas se multiplican rápidamente, duplicando la cantidad de microorganismos vivos que contiene el producto.

 

La fórmula de Actimel

 

Actimel se define como una leche fermentada, ya que además de los fermentos propios del yogur también incluye L. Casei, un fermento exclusivo de Danone.

 

Además de un fermento exclusivo, Actimel se elabora a partir de un proceso de fermentación lento, lo que permite que los microorganismos se multipliquen hasta alcanzar los 10.000 millones de fermentos naturales que favorecen tu salud digestiva mientras disfrutas de un sabor y una textura única.