La importancia del calcio y cómo obtenerlo

Siempre hemos oído hablar de la importancia que tiene el calcio para nuestro cuerpo. Y no es de extrañar, ya que es un mineral esencial para el crecimiento y desarrollo de los huesos y los músculos en la infancia.

El 99% del calcio tiene una función estructural, ya que se encuentra en los huesos y los dientes, mientras que el 1% restante tiene una función reguladora.
min de lectura
importancia del calcio, cómo obtener calcio

Qué nos aporta el calcio

 

El principal beneficio del calcio es el desarrollo de los huesos y los dientes, con especial importancia durante la etapa de crecimiento. Pero no es la única función de este nutriente en nuestro organismo:

 

  • Ayuda a la coagulación de la sangre y a que esta circule por los vasos sanguíneos de todo el cuerpo.
  • Favorece a la secreción de hormonas y enzimas que están relacionadas con casi todas las funciones del cuerpo.
  • Es necesario para que el corazón, los músculos y los nervios funcionen correctamente.

Ingesta diaria recomendada de calcio

 

La ingesta recomendada de calcio va variando en función de la etapa de vida en la que nos encontramos. La más elevada (1.300mg/día) es durante la edad de crecimiento en niños y niñas de entre 9 y 18 años. En adultos de 19 a 70 años la cantidad recomendada es de 1.000 mg/día.

Deficiencia de calcio

 

No consumir suficiente calcio puede tener un efecto directo en la salud de los huesos, lo que podría llegar a convertirse en osteoporosis.

Alimentos que aportan calcio

 

El calcio es un mineral que está presente en muchos alimentos, por lo que en una dieta equilibrada se puede encontrar en alimentos muy variados:

 

  • Los lácteos son la fuente principal para obtener calcio. Tanto la leche como el yogur y el queso son alimentos que ofrecen una importante cantidad de calcio.
  • De origen vegetal, encontramos el calcio en hortalizas de hoja verde como la col rizada o el brócoli.
  • En cuanto a pescados, destacamos el salmón y las sardinas enlatadas.
  • En legumbres secas, almendras, nueces de Brasil, semillas de girasol.

El calcio y la vitamina D

 

El calcio está directamente relacionado con la vitamina D, ya que esta última es necesaria para la absorción del calcio. La combinación de estos dos nutrientes es esencial para que los huesos y los músculos se desarrollen correctamente.