¿Y tus defensas han desayunado?

Todos sabemos que desayunar bien es clave para afrontar con fuerzas el día. Pero igual de importante es dar de desayunar cada mañana a nuestras defensas.

Tengamos la edad que tengamos, nuestras defensas se enfrentan a lo largo del día a múltiples situaciones que pueden ponerlas a prueba: La falta de sueño, el estrés, el trabajo, las tareas de casa, y los intentos por llegar a todo… también pueden poner a prueba las defensas.

Por todo eso, igual que nosotros desayunamos, nuestras defensas también necesitan desayunar. Actimel tiene 10.000 millones de L.casei Danone y vitaminas D y B6 que ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunitario para empezar bien el día.